¿Qué es el síndrome metabólico?

Con el término «síndrome metabólico» se hace referencia a una condición compleja que es consecuencia, entre otras cosas, de un estilo de vida incorrecto. Podemos hablar de síndrome metabólico cuando están presentes tres o más factores metabólicos alterados. Estos valores por considerar son:

  • Circunferencia abdominal ≥ 94 cm en los hombres y ≥ 80 cm en las mujeres
  • Presión arterial, mayor o igual a 130/85 mmHg o en tratamiento médico
  • Glucemia en ayunas, mayor a 100 mg/dl o diabetes evidente
  • Trigliceridemia, mayor o igual a 150 mg/dl
  • Colesterol HDL, menor a 40 mg/dl en los hombres y 50 mg/dl en las mujeres

¿Cuáles son las causas?

Como ya se ha dicho, se trata de una condición compleja y, por ende, las causas son múltiples. Entre las más recurrentes encontramos:

  • una alimentación rica en grasas saturadas y alimentos de alto índice glucémico,
  • un estilo de vida sedentario,
  • un estado de insulinorresistencia, responsable de la predisposición a la diabetes, hipertrigliceridemia, hipertensión, alteraciones de la microbiota intestinal,
  • la obesidad,
  • la predisposición genética.

El papel de la microbiota

Nuestra alimentación influye también en la composición de la flora intestinal (microbiota) la cual, cuando está constituida por una alta variedad de especies bacterianas y existe una sana relación entre ellas, promueve el uso correcto de la energía procedente de los alimentos y la integridad de la mucosa intestinal.

Una alimentación incorrecta puede alterar la composición de la microbiota intestinal y crear un aumento de las bacterias que favorecen la absorción de las grasas ingeridas.

Todo esto puede determinar la alteración de parámetros metabólicos típicos del síndrome metabólico.