Síndrome metabólico: las consecuencias para la salud

El síndrome metabólico se asocia al sobrepeso y la obesidad, caracterizados por la acumulación de grasa a nivel abdominal y resistencia a la insulina. Este estado general constituye un factor de riesgo para la diabetes y para las enfermedades cardiovasculares.

En estas condiciones, el hígado recibe un exceso de nutrientes (ácidos grasos libres y glucosa) que no logra gestionar eficientemente, perdiendo su capacidad de «regulador metabólico». Se activa así un círculo vicioso que, al mantenerse en el tiempo, puede comprometer el estado general de salud.

Son pocas las personas conscientes del riesgo que se corre si no se trata el síndrome metabólico. Excluyendo a las personas con problemas evidentes como la diabetes, obesidad e hipertensión, es raro que se asocie un poco de «tripita» a niveles elevados de grasas en la sangre y niveles de presión alterados; y mucho menos pensar que estos puedan tener consecuencias tan importantes.

Deberíamos prestar mayor atención a dichos parámetros. La presencia simultánea de diferentes alteraciones, incluso mínimas, hace aumentar de manera considerable el riesgo de complicaciones mucho más serias. Lo particularmente preocupante es el hecho de que hoy en día este tipo de problema se está extendiendo también entre niños y adolescentes.

¿Cómo prevenir el síndrome metabólico?

Una alimentación saludable junto a un estilo correcto de vida (no fumar ni consumir alcohol), una actividad física regular (al menos 30 minutos de ejercicio físico aeróbico, 3-5 veces a la semana), el control del peso corporal y, en particular, de la circunferencia abdominal se encuentran en la base de la prevención y del tratamiento del síndrome metabólico.

Más allá de las intervenciones en la alimentación y el estilo de vida, no existen tratamientos farmacológicos específicos para el tratamiento del síndrome metabólico. El médico generalmente interviene recetando un tratamiento farmacológico para tener bajo control cada uno de los parámetros alterados respecto a la norma: la presión, el colesterol, los triglicéridos y la glucemia.